El guateque, la fiesta de los campos cubanos

guateque-cubano

Cuba es ritmo; es sabor. Sus bellezas asoman por cualquier sitio, de manera muy especial en los campos, donde el guateque es el origen de toda la alegría y de todo ese espíritu de hospitalidad que se respira en esta hermosa isla.

La fiesta de los campos cubanos, el guateque, resalta por la humildad y la belleza de los guajiros; son las celebraciones más atractivas, sencillas y familiares. Es como si bien cerca de la tierra, el canto de los gallos y el olor a café, hubiese brotado todo el júbilo de Cuba.

¿Qué es el guateque?

Ya conocemos que estos encuentros ocurren en las zonas rurales y que se caracterizan porque sus invitados son familiares o vecinos. En el lugar se baila, se canta, y se establece un diálogo muy peculiar denominado controversias. Ese diálogo es acompañado por música. Y no puede faltar, además, el punto cubano, composición poética y musical con raíces profundas en la identidad nacional, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Si alguien duda de cuánta historia hay tras los guateques, debe saber que estos se organizan de forma espontánea desde los primeros asentamientos en los campos antillanos. O sea, que en estas celebraciones puede estar el origen de muchas otras festividades cubanas.

Los fines de un guateque pueden ser varios, por eso cuando asista a una de estas reuniones no dude que va a participar de una boda, un cumpleaños o quizás de un bautizo, o cualquier otra ceremonia de significación especial.

Controversias y punto

No hay guateque sin controversia, es como su plato fuerte. Esta es una cordial disputa, cantada y en versos, de carácter competitivo, que enfrenta a dos cantores. El público asistente disfruta enormemente de esta guerra en versos.

Varios instrumentos musicales son empleados: el tres, las claves, las maracas, el güiro, el bongó, y otros que le dan el toque característico a la música guajira cubana.

Por su parte el punto cubano inició su andar criollo en el siglo XVIII, nacido de la transculturación de tonadas y versos cantados traídos a Cuba por emigrantes españoles, en su mayoría canarios y andaluces, aderezado luego con pizcas africanas que le dieron el toque verdaderamente criollo.

Aunque propio de las zonas rurales, el también conocido como punto guajiro, en el transcurso de los años se ha extendido al resto de la población. Los conocimientos y técnicas sobre esta práctica musical se transmiten fundamentalmente por medio de la imitación, por ello resulta muy común ver en los más insospechados escenarios, incluso a pequeños de pocos años de edad, que dominan y cultivan esta manifestación.

Sublime y nuestro, el punto cubano ha trascendido ya el guateque campesino para colarse también en los escenarios de la humanidad.

De tradiciones, raíces y cultura

En los guateques están presentes los más grandes símbolos de la cultura campesina… y la mejor comida cubana: el bohío, el cerdo asado en púa, las peleas de gallos, los taburetes, los caballos, el pilón y el buen café. En el guateque hay algo de abrazo, de alegría contagiosa, de fiesta colorida, que de alguna manera es también una mezcla diferente, genuina, extraña; sazonada a través de los siglos por el cantar campesino en nuestra isla.

El punto cubano – Celina González

Te podría gustar...

(2) Comntarios

  1. Arquímedes

    Gracias por los post que publican cada semana.
    Leerlos es como viajar por esta singular isla caribeña que es Cuba.
    Un saludo.

    1. Viajar a Cuba

      Arquímedes, muchas gracias por visitar nuestra web y leer nuestro artículo referido al Guateque cubano. Excelente comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *