La guayaba en la repostería cubana: sabor y tradición.

A los cubanos nos encantan los dulces, la fantas√≠a en la cocina a la hora de prepararlos es incontable y m√°s grande a√ļn es el deleite cuando llega el momento de saborearlos, y mucho mejor si es en compa√Ī√≠a de amigos o familiares al culminar una comida y para amenizar la sobremesa que nos gusta a tantos. Existen una gran variedad de postres caseros en la cocina cubana, como el arroz con leche, el pud√≠n, el flan, el natilla o el boniatillo, pero entre ellos se destacan los elaborados con ese fruto m√°gico que es la guayaba, considerada junto con la pi√Īa como una de las m√°s gustadas en Centroam√©rica y el Caribe.

La guayaba y sus orígenes

Los primeros registros que se pueden tener sobre el origen de la guayaba est√°n asociados con el proceso de colonizaci√≥n de los espa√Īoles al continente americano, donde un grupo de exploradores al llegar a la zona del actual pa√≠s de M√©xico, a inicios del siglo XVI, se topar√≠an con este √°rbol, el cual posteriormente se les har√≠a muy com√ļn verlo. As√≠ mismo, se ha podido datar en la historia de la guayaba que los abor√≠genes ya ten√≠an entre sus cultivos esta fruta, hacia el norte del actual estado de la Florida en los Estados Unidos. Su nombre se lo asigna la comunidad arahuaca, que conviv√≠a en las proximidades del Mar Caribe.

La guayaba o guabaya, es una fruta redonda, cuya c√°scara es de color verde claro, su pulpa va del blanco al rosado y contiene muchas semillas en su interior. Posee un sabor suavemente √°cido, es de textura cremosa y su aroma es algo caracter√≠stico, al alcanzar su punto √≥ptimo de madurez libera un olor muy fuerte y agradable. Se caracteriza por tener un sabor entre pera, fresa, y membrillo. Hay muchos tipos de guayaba, pero todas son jugosas y tiernas por dentro, unas un poco m√°s √°cidas que otras, pero no hay una que no sea deliciosa. ¬†Las propiedades de esta fruta son conocidas desde la antig√ľedad, siendo empleadas para la preparaci√≥n de remedios caseros con el fin de tratar diferentes enfermedades.

Dos postres cubanos para no perderse

Para hacer honor a la protagonista de este paseo por la cocina insular te recomendamos dos recetas muy degustadas en los hogares cubanos y que han sido incluidas en los men√ļs y cartas de restaurantes y paladares.

Casquitos de guayaba

Ingredientes:

Guayabas coloradas y maduras, az√ļcar, pedacitos de corteza de lim√≥n y una pizca de sal

Preparación:

Lave las guayabas y retire ambas puntas, as√≠ como alg√ļn da√Īo que tenga la fruta. Proceda a pelarlas con cuidado. Ponga las c√°scaras en un caldero y los guayabas en otro. Cuando haya pelado todas las guayabas, p√≠quelas al medio de forma que le queden dos tapas. Con una cucharita retire las semillas y √©chelas en el caldero donde est√°n las c√°scaras. De esa forma le van quedando los cascos de guayaba limpios. L√°velos. A√Īada el az√ļcar, la sal y las cortezas de lim√≥n al caldero con los cascos. Mant√©ngalo a la candela hasta que los cascos se vean brillosos y no est√© muy espeso el alm√≠bar. Puede utilizar las c√°scaras y las semillas para hacer una mermelada, membrillo o una barra de guayaba.

Mermelada

Ingredientes:

Guayabas coloradas y maduras, az√ļcar y una pizca de sal

Preparación:

Se cocina la guayaba madura con un poco de agua, se muele, se cuela para eliminar las semillas, se le a√Īade az√ļcar (la misma cantidad que la fruta), una pizca de sal y se cocina hasta que espese y comience a burbujear. Se enfr√≠a y ¬°A comer! Y si es con queso blanco hecho a mano en los campos de Cuba, mucho mejor.

Parte de la tradición culinaria

En Cuba a los postres se les llama ¬ędulces¬Ľ y a los que gustan en exceso de ellos ¬ędulceros¬Ľ. Suelen ser muy disfrutados, de modo tal que en una mesa bien servida resultan imprescindibles.

Hacer dulces es casi un rito en Cuba que ha sido preservado en el seno de los hogares donde muchas recetas han llegado a trasmitirse y mejorarse de generaci√≥n en generaci√≥n. Su conservaci√≥n suele asociarse a las abuelas y aunque es un proceso caracter√≠stico de diversas regiones del mundo, en la Mayor de las Antillas ha logrado una connotaci√≥n √ļnica, debido al impacto de la industria azucarera en una etapa y a la importancia del hogar y la familia para la identidad cubana.

Existen dulces caseros que difícilmente podrás olvidar y que al degustar nuevamente te devolverán la ilusión de la infancia, la casa, la familia y te recordarán la isla donde quiera que estés.

Puede que también te guste...

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + 12 =

¬°Ya se puede viajar a Cuba! ¬°Reserva ya!
Vuelos desde Madrid a Santiago de Cuba, desde 403 ‚ā¨.

X