Oficios cubanos, el pan de cada día

Los oficios cubanos, junto a nuestra gente, tradiciones e historia, nos distingue, diferencia y nos hace resaltar del resto de países. Se incluyen, por derecho propio, en nuestras costumbres. En Cuba existen oficios muy curiosos, diversos y representativos que desempeñan sus habitantes para ganarse el pan de cada día. Estos oficios cubanos han nacido por diversas razones. Entre ellas, destaca la situación económica, la cual nos ha llevado a buscarnos empleos alternativos y, muchas veces, estos están fuera de lo común para cualquiera que mire desde afuera.

Estos oficios cubanos, en muchas ocasiones constituyen un gran alivio para la población y representan el sustento familiar.

Un filo nada más

En uno de sus parlamentos el protagonista del filme Juan de los Muertos dice: A mí nada más me hace falta que me den un filo, en una línea casi nos retrata como cubanos. Somos conocidos por nuestros inventos y por la creatividad que utilizamos para salir de los momentos de crisis. Los oficios son muestra de ello.

A continuación te mencionamos algunos de los oficios cubanos más originales y representativos:

bicitaxi-oficio-cubano

Conductores de bicitaxis

Los bicitaxis son un transporte bastante alternativo que sirve para poder recorrer distancias cortas, y así evitar el calor, porque ofrecen una sombra muy refrescante para los pasajeros que en ellos deciden montarse.

Llenadores de fosforeras

Estamos acostumbrados a darle toda la vida posible a los objetos que utilizamos, y las fosforeras no son la excepción. Es por esto que algunos se las ingeniaron para poder llevar a cabo esta labor que, además de ser útil, es muy original y diferente. Puro oficio cubano.

Vendedores de discos (CDs)

Probablemente en muchos países donde se vendan discos que no son originales pueden recibir multas, pero en Cuba resulta algo normal. Estos vendedores ofrecen casi todo tipo de música desde reggaetón hasta algunas baladas.

Llenadores de memoria flash

Si de piratería se trata ni los miles de vendedores de discos, ni el mismísimo Jack Sparrow pueden con los distribuidores del Paquete. Novelas, películas, series, documentales… Todo lo que quieras ver te lo pasan para la memoria. El difícil acceso a internet sirvió para que quienes saben colarse por el hueco de una aguja pescaran en la Red de redes ejemplares como Juego de Tronos y le sacaran más jugo que a una naranja.

Coleros

Las filas, como le dicen afuera a las colas, no son exclusivas de la Isla, aunque las nuestras pueden competir por entretenidas (el molote, la empujadera, la bulla…). Lo que sí parece ser patrimonio nuestro son los coleros. Gente que se gana la vida haciendo cola, marcando y vendiendo turnos lo mismo para una venta de carne en el agromercado que frente a una Notaría.

Compradores ambulantes

Considero que sea difícil encontrar anuncios de compro botella, compro puerco o compro cualquier pedacito de oro en otro sitio que no sea en Cuba. ¿Se imaginan a un chino, un brasileño o un francés comprando pomos de perfume vacíos para rellenarlos?

Creatividad y optimismo

Nuestra resistencia, más que histórica, es legendaria, como la de todo país pobre que intenta subsistir. Y lo hemos conseguido porque asumimos nuestra existencia siempre con creatividad y optimismo. Sin caer en esa debilidad tan cubana de creernos el ombligo del mundo, sí considero que poseemos innovación como para exportar. Con solo mirar algunos de estos tan distintivos oficios cubanos nos sobra evidencia.

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *